2009-02-05

los que no

pétalos de fuego,
arrancados por el viento,
caen
desde lo alto
mientras mis hermanos duermen
el comienzo de su siesta

una madre
conduce veloz
una bicicleta
elevando torbellinos dorados
a su alrededor

su sonrisa festeja
la risa del niño
sentado detrás suyo,
la risa franca y despreocupada
del niño

sólo
por ese instante
un bienestar me invade

sólo por ese instante,
tan solo
un momento
después vienen
a mi mente
los otros niños,
los que no
Publicar un comentario