2009-01-23

desde tu espalda hasta mi desierto

el cupido de tu espalda
dispara sus flechas azarosamente,
siguiendo el ritmo de tus movimientos,
que caen
como lluvia
en mi árido y palpitante desierto

con unas pocas gotas
de tu frescura
los nuevos brotes
a sentir
comienzo
Publicar un comentario